viernes, 7 de febrero de 2014

Análisis Superbowl XLXIII: Seattle 43 - Denver 8

Este año lo tenía claro. Sí, sí, sí…..este año me quedo a ver la superbowl, y mañana…mañana será otro día.
Estaba claro que no me iba a perder la final en el año en que mi equipo de los Seahawks conseguía llegar después de una formidable temporada (13-3). El rival también era de aquellos que se dice importante: ni más ni menos que los Broncos del MVP Payton Manning. Sin duda, y según el criterio de los entendidos en este deporte, era la final esperada para esta temporada.
Durante las dos semanas anteriores a la final la conclusión que todos los expertos y aficionados a la NFL extraían era: se enfrenta el mejor ataque (Denver) contra la mejor defensa (Seattle). La verdad es que tenemos una de las mejores defensas de toda la liga: front seven presionante y una secundaria de lujo…legion of boom!!!. El reto de enfrentarse contra Manning y el mejor cuadro de receptoresde toda la liga era realmente impresionante.

Yo tenía claro que la clave del partido sería:
1.- Diversificar el ataque: el punto fuerte de nuestro ataque es el juego de carrera con Lynch en plan Beast Mode. El juego de recepción no es muy relevante y últimamente se veía que Wilson andaba un poco más flojo que al principio de temporada. Por lo tanto yo creía que Denver se centraría en parar a Lynch y que el quipo tenía que estar más fino con el juego de recepción y con las carreras de Wilson. Además de todo esto estaba la gran pregunta de…¿se recuperará y podrá jugar finalmente Percy Harvin?
2.- A nivel de defensa la clave era presionar a Manning. A pesar de que ya no tiene el brazo de antes en cuanto a potencia, este tío sigue siendo una máquina leyendo el campo, descifrando defensas (Omaha!!!) y buscando huecos imposibles. Por lo tanto la DL tenía que ser muy presionarte para hacerle sentir incómodo. A nivel de secundaria había que hacer lo de siempre: ser unas garrapatas, cortar líneas de pase y estar atentos a las coberturas.

Llegó a la hora del partido y éste fue supremo desde el inicio hasta el final. Ya sé que la gente dice que “no hubo partido…”, “vaya mierda de final…”, “si la sé no la veo….”. Pues yo, qué queréis que os diga, me lo pasé como los indios!!!

No voy a entrar en análisis ni en detalles tácticos (para eso hay opiniones más versadas y profesionales que la mía). Lo que si que contaré es que me pareció que los Hawks sabían perfectamente dónde iban y qué se jugaban y los Broncos pues….¿aparecieron?. Cómo se nota la mano de Carroll en este equipo (he de decir que me encanta). Tiene a todos los jugadores supermotivados, enchufados y metidos en una dinámica de grupo muy efectiva. Ellos mismos declaran que se consideran como una familia. A nivel táctico el staff de los Hawks preparó hasta el último detalle el partido: estudió al rival, hizo un planteamiento de presión a Manning para que tuviera poco tiempos para pensar y sólo le ofreció la posibilidad de rutas cortas que enseguida se encargaron de bloquear la secundaria con unas coberturas rapidísimas. A nivel de ataque se acertó con la posibilidad de que Lynch estuviera muy controlado y la OL estuvo muy bien protegiendo a Wilson para que tuviera tiempo para pasar y correr. Los receptores (sin ser ninguna cosa del otro mundo) estuvieron muy bien explotando la floja secundaria de Denver y Harvin hizo el partido esperado. Es curioso cómo se pudo ganar de esa forma sin que apenas destacaran ni Lynch ni Sherman. Por cierto, aunque el MVP para Smith no es muy desacertado, yo se lo hubiera dado a Chancellor…!madre mía qué partido hizo! (fijaos en el golpetazo que le da a Demaius Thomas en el 3 y fuera del segundo drive como diciendo….”aquí estamos y las vais a pasar pu….”)
Me sorprendió mucho lo poco preparados que vinieron los Broncos a este partido. No sé que habrán hecho durante las 2 semanas previas a la Superbowl (esquiar en Colorado Springs o de compras por Manhattan…). Solamente se dedicaron a parar la carrera de Lynch y confiar en la mano de Manning. No había plan B. De la misma forma de Carroll estuvo supremo, no puedo decir lo mismo de Fox y de su equipo. No se puede ir a una Superbowl en el plan en que fueron: muy sobraos y con muy poca actitud de juego. Para mí sólo se salvo Demarius Thomas con record incluido.

Pues poco más que añadir. Ahora esperar que esto no sea flor de un día (creo sinceramente que no) y que estemos los próximos años en la misma línea y con este equipo con tanto talento y motivación que es capaz de sacar a la calle a 700.000 personas en la celebración en Seattle del día siguiente.

GO HAWKS!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario